¿Qué sucede cuando bebe?

Cómo bebe es importante

Los efectos de las bebidas que contienen alcohol en su cuerpo dependen de quién es usted, cómo bebe, cuánto bebe y con qué frecuencia, y qué bebe. Hay muchos factores que influyen en cómo el alcohol lo afecta, como se señala en el cuadro de la derecha.

Absorción. Cuando usted consume una bebida alcohólica, de inmediato esta comienza a ser absorbida en el torrente sanguíneo, en parte desde su estómago y de forma más activa de su intestino delgado. Cuando consumen bebidas alcohólicas, la adición de agua u otras bebidas sin alcohol diluirá el alcohol en el estómago y ralentizará la absorción. Comer alimentos, también, hará más lenta la absorción de alcohol.

La tasa o concentración de alcohol en la sangre (CAS) se puede medir con un examen de sangre. El alcohol en la sangre, además, se puede calcular con una prueba de aliento, ya que una parte del alcohol de la sangre que pasa a través de los pulmones se libera cuando usted exhala. Una pequeña cantidad del alcohol, también, se libera por la orina.
Si bien la tasa de absorción puede cambiar según lo que coma y beba, usted no puede impedir que el alcohol entre en su sistema.
Una vez que el alcohol llega a su torrente sanguíneo, afecta a todos los órganos y las partes del cuerpo, incluido el cerebro, donde el alcohol produce intoxicación. Cuanto más bebe y cuanto más rápido bebe, más alcohol entra en su torrente sanguíneo. La CAS aumenta mucho más rápido cuando se bebe con el estómago vacío. Por lo tanto, ingerir alimentos mientras bebe ralentizará la absorción y moderará su CAS.

La concentración de alcohol en su cuerpo no solo depende de la cantidad que bebe, sino también de su constitución física. En primer lugar, su peso es importante. Las personas con mayor peso tienen un cuerpo más grande para absorber el alcohol, por lo que pueden presentar una CAS inferior; mientras las personas más pequeñas pueden presentar una CAS superior causada por la misma cantidad de alcohol. En segundo lugar, su género importa. En comparación con los hombres, las mujeres tienen menos agua en sus cuerpos y su CAS aumenta más rápidamente después de consumir la misma cantidad de alcohol.

Por ello, cuando las mujeres consumen la misma cantidad de alcohol bebiendo al mismo ritmo que los hombres, estas alcanzan una CAS superior en menos tiempo. En general, las mujeres sentirán los efectos antes que los hombres al beber la misma cantidad. Sus cuerpos también se verán afectados más que los cuerpos de los hombres.
Metabolismo. Su organismo descompone el alcohol en otras sustancias, algunas de las cuales el cuerpo puede utilizar para obtener energía. Este proceso de descomposición se denomina metabolismo y, también, ocurre con otros alimentos y bebidas que ingiere. Pero la forma en la que su cuerpo procesa el alcohol es única porque la mayor parte del metabolismo se produce en el hígado. Aquí, está el resumen: En el hígado, el alcohol se convierte primero en una cantidad de diferentes compuestos. Uno de estos compuestos se llama acetaldehído. Este compuesto orgánico se produce naturalmente en el café, el pan y la fruta madura, pero no es saludable cuando se consume en grandes cantidades. El acetaldehído se convierte después en una sustancia no perjudicial llamada acetato (o ácido acético), que se convierte finalmente en dióxido de carbono y en agua, y se elimina del cuerpo.

Este desglose ocurre principalmente en el hígado a través de la acción de moléculas especiales, llamadas enzimas. En promedio, una persona metaboliza entre10 y 12 g de alcohol (una cerveza de 35 centilitros, 15 centilitros de vino de mesa o 4 centilitros de licor) en una hora.

La concentración de estas enzimas y su capacidad para metabolizar el alcohol varía entre los individuos. Por ejemplo, en algunas personas, su genética determinada puede reducir la actividad de estas enzimas. Además, las mujeres generalmente tienen niveles más bajos de las enzimas que metabolizan el alcohol en comparación con los hombres. Esta es una de las razones por la cual las mujeres generalmente alcanzan una mayor concentración de alcohol en la sangre y pueden verse más afectadas que los hombres después de beber la misma cantidad de alcohol. Por último, hay otras consideraciones como la edad y la salud, que también pueden afectar la rapidez con que se procesa el alcohol.

Debido a que su cuerpo puede absorber el alcohol más rápido de lo que puede metabolizarlo, el alcohol puede acumularse en su torrente sanguíneo. Si usted bebe más rápido de lo que metaboliza sus bebidas, acumulará acetaldehído en el hígado, su nivel de CAS se elevará más rápidamente y los efectos del alcohol aumentan. Cuanto más bebe, más tiempo tomará para que el alcohol sea eliminado de su sistema.

El alcohol actúa como un “diurético”, es decir que cuando el cuerpo descompone el alcohol, elimina el agua de la sangre a través de su orina. Por ello, es una buena idea beber agua y otras bebidas sin alcohol junto con su trago para evitar la deshidratación. La deshidratación contribuye a los efectos desagradables del consumo excesivo de alcohol que se asocian con la “resaca”. Para disminuir el riesgo de una resaca, asegúrese de incorporar el hábito de beber un poco de agua con cada trago de una bebida alcohólica
Beber en exceso, también, resulta en más acetaldehído en el cuerpo. Quienes beben en exceso de forma regular tienen un mayor riesgo de experimentar efectos peligrosos en la salud.

Los niveles de CAS son importantes, pero no cuentan toda la historia de cómo el alcohol lo afecta. Su edad, sexo y estado de salud, su estado de ánimo y todo medicamento o fármaco que esté tomando son también factores para tener en cuenta. Su reacción también depende de la situación en la que se encuentre e incluso de sus expectativas sobre cómo el alcohol probablemente lo afecte.

Patrones y riesgo de consumo. La mayoría de las personas que beben lo hacen para aumentar el disfrute de la vida, pero hay otros que pueden beber irresponsablemente, ya sea ocasional o regularmente, y crean problemas de salud y sociales para ellos mismos y para los demás. Es por eso que el riesgo no es solo resultado de lo que bebe, sino también de cuándo y cómo se bebe. Es muy diferente tomar un trago con la cena todos los días de la semana, que tomar rápidamente siete tragos en una sola noche. Los expertos en salud llaman a este consumo excesivo “consumo episódico excesivo de alcohol”, el cual es potencialmente peligroso. Un patrón repetido de consumo episódico excesivo de alcohol es especialmente peligroso para su salud.

Como las personas son diferentes, cuánto es “excesivo” puede variar según el individuo en cuestión. Muchos países han establecido pautas de consumo que ayudan a las personas a evitar los riesgos asociados con el consumo excesivo de alcohol. Los expertos en salud también han desarrollado varias pruebas que usted puede utilizar para evaluar si su consumo de alcohol es problemático. Hay dos herramientas de detección de uso común, AUDIT y CAGE. Desarrollada en la Universidad de Carolina del Norte, CAGE es una herramienta de evaluación utilizada a nivel internacional que consiste en solo cuatro preguntas. El cuestionario AUDIT es parte de una evaluación integral más amplia y está disponible a través de la Organización Mundial de la Salud.